Archive for 21 de enero de 2013

Producen biodiésel con escamas, vísceras y aletas de pescado

Las escamas de pescado son algunos de los residuos que pueden usarse para producir biocombustible.

Imagen

Una compañía vietnamita dedicada a la producción de filetes de pescado congelado participa en un proyecto internacional centrado en la producción de biodiésel como alternativa para aprovechar los residuos generados en las tareas de procesamiento.

La empresa, Hiep Thanh Seafood, desecha cerca de 80 toneladas de escamas, vísceras y espinas, que en realidad tienen un gran valor comercial, dado que podrían usarse para producir energía, informó Deutsche Welle Español.

El proyecto contempla la extracción de aceite del pescado y su modificación química mediante la adición de metanol.

No todos los pescados son aptos para este procedimiento: el requisito fundamental es que tengan un alto contenido de grasa, requisito que reúne el panga (bagre tra), por ejemplo.

Vietnam es el tercer mayor productor acuícola del mundo y es líder en la exportación panga.

Alrededor de 3.300 kilómetros de su costa y del delta del Mekong presentan buenas condiciones para la cría de peces.

El proyecto Enerfish, financiado en parte por la Unión Europea (UE),  estudia las formas en que los desechos de pescado pueden ser convertidos en biodiésel y cómo esta energía se puede utilizar de manera inteligente.

Según Aulis Ranne, coordinador del proyecto del Centro de Investigación Técnica de Finlandia (VTT), la idea de este proyecto surgió de un viaje que hizo a Vietnam.

“Un guía nos habló de la gran cantidad de productores de pescado y de la falta de electricidad en la región”, recordó.

Los ejecutivos de la firma vietnamita esperan producir unas 13 toneladas de biodiésel por día cuando el sistema esté funcionando a pleno.

Además, pretenden establecer “una economía circular”: como la planta de biodiésel y las instalaciones de producción se encuentran cercanas, los residuos de la fábrica pueden ser procesados para generar el biocombustible.

Asimismo, la planta de biodiésel puede alimentar sus generadores y así cubrir su propia demanda de energía.

“La empresa necesita electricidad para procesos de enfriamiento y congelamiento”, indicó Ranne.

La compañía también pretende ahorrar anualmente el equivalente a 14.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2).

En opinión de Son Ha Dang, científico del Centro de Investigación para Energía y Medio Ambiente y socio vietnamita del proyecto, el beneficio de esta iniciativa es la seguridad energética.

“El proyecto ayudará al Gobierno a adquirir experiencia con esta tecnología”, señaló.

Ranne anticipó que también se producirá biodiésel en Brasil, que Kenia ya manifestó su interés en la misma tecnología.

Anuncios

21 de enero de 2013 at 19:23 Deja un comentario

Mejora de los sistemas de energía geotérmica.

Imagen

Una de las opciones para pasar del actual sistema energético mundial basado en hidrocarburos, a otro basado en fuentes energéticas sin emisión de carbono, es la energía geotérmica, tanto la proveniente de recursos hidrotermales convencionales como la obtenible de instalaciones de energía geotérmica mejorada.

A diferencia de la energía geotérmica convencional, que por lo general depende del calor de fuentes como los géiseres y los manantiales de aguas termales, fuentes todas ellas cercanas a la superficie y que sólo existen en puntos muy específicos del planeta, la tecnología geotérmica mejorada sería aplicable a una gran parte del mundo, por aprovechar el calor del subsuelo profundo, y resultaría igual de limpia y sostenible que la energía geotérmica tradicional.

El esquema típico de funcionamiento de una central de energía geotérmica mejorada es el siguiente:

Se bombea agua a un pozo muy profundo, a presiones lo bastante altas como para fracturar el granito caliente y otras rocas expuestas a altas temperaturas a kilómetros bajo la superficie. Estas fracturas aumentan la permeabilidad de la roca, lo que a su vez permite que el agua circule más y se caliente de manera notable.

Un segundo pozo trae el vapor de nuevo a la superficie. El vapor se utiliza para mover una turbina que produce electricidad, sin casi ninguna emisión de gases de efecto invernadero. El vapor se enfría y finalmente se le vuelve a inyectar bajo tierra, repitiéndose así el ciclo.

Un ejemplo alentador de la viabilidad del concepto es el de las recientes pruebas llevadas a cabo por la compañía Geodynamics Ltd. con un pozo de 4,2 kilómetros (2,6 millas) de profundidad, el cual forma parte de un proyecto piloto de energía geotérmica mejorada en Australia. El pozo produjo un fuerte flujo de vapor con temperaturas que en la superficie fueron de 190 grados centígrados (375 grados Fahrenheit) y mayores.

En 2006, en un estudio realizado, entre otros, por Jeff Tester, experto en energía geotérmica de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York., se llegó a conclusiones muy prometedoras, incluyendo la estimación de que, en el caso de Estados Unidos, el 2 por ciento de los recursos potenciales de energía geotérmica mejorada disponibles en el territorio continental de esa nación podría permitir suministrar aproximadamente 2.600 veces más energía de lo que el país consume anualmente.

Sin embargo, los sistemas geotérmicos mejorados se han enfrentado y enfrentan a muchos obstáculos, entre ellos los pequeños terremotos que se desencadenan por un uso inadecuado de las técnicas de fractura hidráulica. En 2005, un proyecto de energía geotérmica mejorada en Basilea, Suiza, tuvo que ser detenido ante el miedo de los ciudadanos tras ser sacudidos por un terremoto de magnitud 3,4. Este acontecimiento refrenó el trabajo con otros proyectos de energía geotérmica mejorada en el resto del mundo.

Imagen

La situación podría comenzar a cambiar sustancialmente gracias al modelo digital desarrollado por Mark McClure de la Universidad de Stanford en California para hacer frente al problema de la sismicidad inducida.

En vez de inyectar toda el agua de una vez y dejar que se acumule presión subterránea, McClure propone la reducción del ritmo de inyección, de modo que la fractura se deslizaría más lentamente, reduciendo así la actividad sísmica. Esta nueva técnica aunque todavía tiene que ser puesta a prueba, resulta muy prometedora.

Leer más: Geotérmica.

21 de enero de 2013 at 12:50 Deja un comentario


enero 2013
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031