Archive for marzo, 2014

Especies de Arsénico en Agua subterránea

 

asenico

Es posible conocer las especies o formas químicas del arsénico en muestras de agua de una manera relativamente económica y con equipamiento disponible a nivel local. La  metodología analítica fue desarrollada por científicos de la UNL.

Además de conocer la cantidad total de arsénico presente en una muestra de agua subterránea, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) se abocó a determinar qué formas químicas de arsénico contiene. En efecto, existen distintas especies –como se denominan en la disciplina– y cada una tiene diferentes implicancias en la salud y el ambiente.

En particular, los especialistas se abocaron a desarrollar y optimizar una metodología analítica que permita en el laboratorio cuantificar la presencia de arsénico III y arsénico V.

Con esta técnica realizaron una evaluación sobre 59 muestras de agua subterránea tomadas de 27 localidades, todas correspondientes a pozos de zonas rurales o periurbanas del departamento Castellanos, en Santa Fe. El análisis de especiación mostró la prevalencia de las formas de arsénico V, que están vinculadas a un menor impacto toxicológico, en comparación con el arsénico III.

Estos resultados serían acordes con estudios epidemiológicos previos publicados por el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (ENRESS) en 2005.

Desafío analítico

La aplicación de la metodología desarrollada se hizo sobre un tema de sumo interés social como es la carga de arsénico en agua subterránea en el centro-oeste santafesino. “Funcionó muy bien y pudimos hacer un screening de las aguas de la región”, sintetizó Mirna Sigrist, docente e investigadora de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la UNL.

“Hay varias metodologías que utilizan diferentes técnicas que para llevar a cabo el análisis de especiación y las más usadas en el mundo son muy costosas. Nosotros desarrollamos una metodología alternativa, la optimizamos y pudimos realizar el análisis de especiación a un costo mucho más accesible”, explicó Sigrist.

“Lo que desarrollamos se puede implementar como análisis de rutina, y de hecho lo estamos haciendo, para la especiación en compuestos inorgánicos que es lo que normalmente se encuentra en agua subterránea”, comentó.

El análisis mostró valores muy bajos de arsénico III en las muestras inclusive por debajo de los niveles de detección. Ahora, los investigadores se proponen perfeccionar el desarrollo de manera de mejorar su desempeño ante muestras más salinas.

Este tipo de trabajos sobre arsénico se desarrollan desde 2006 en el marco del Programa de investigación y análisis de residuos y contaminantes químicos de la FIQ. Participan de estas acciones pasantes de investigación, tesistas de grado y posgrado de la UNL.

El problema

La contaminación del agua con arsénico es natural ya que es de origen geológico a partir de los constituyentes mismos del acuífero. “En este caso, no se trata de un contaminante antropogénico”, aclaró la especialista.

Si bien el arsénico se puede encontrar en cuatro estados de oxidación, las especies inorgánicas de arsénico III y V son prevalentes en aguas subterráneas. Su presencia depende mayormente del pH, el potencial de óxido-reducción y la salinidad del agua.

Como ocurre con la mayoría de los elementos químicos, su forma química, el que esté en uno u otro estado de oxidación, formando una molécula orgánica o un compuesto inorgánico, determina su toxicidad y biodisponibilidad. “De ahí nuestro interés de diferenciar el arsénico III y V en el agua de nuestra región”, subrayó.

El grado de toxicidad y la frecuencia de exposición al arsénico hizo que la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades de EEUU jerarquice el problema en el listado de prioridades ambientales a atender.

Anuncios

26 de marzo de 2014 at 16:04 Deja un comentario

Adiós a las baterías recargables, gracias a la melanina. Baterías eternas.

20140308-231826.jpg

Arturo Solís Herrera descubrió que la melanina puede romper la molécula del agua y volver a unirla, lo cual libera energía limpia (¡limpia!) en un proceso circular inagotable que provee electricidad.

Durante 12 años el científico mexicano Arturo Solís Herrera estudió la melanina, asombrado por su capacidad catalizadora de energía. Cuando encontró que la melanina inyecta hidrógeno a las células, descubrió la llamada fotosíntesis humana; un proceso parecido al de las plantas cuando son alcanzadas por la luz. Es decir, la melanina produce energía al interior del cuerpo humano, información que anteriormente era desconocida.

Tras encantarse con esta sustancia y estudiarla, también descubrió que la melanina posee la capacidad de separar la molécula del agua (el hidrógeno del oxígeno) fenómeno que naturalmente produce energía. Pero además, la melanina también puede unir nuevamente los elementos que conforman la molécula. Esto quiere decir que es posible generar un círculo infinito de generación de energía cuando estas dos sustancias se tocan.

A partir de este principio Solís Herrera creó BaTGen, una batería que capaz de mantener una linterna encendida durante cien años, con la única condición de cambiar de foco una vez terminado el ciclo natural de este. Se trata de una batería probablemente inacabable, siempre y cuando las condiciones de cuidado son las adecuadas. Solís, desde su descubrimiento, tiene cuatro lámparas en su laboratorio que han permanecido encendidas durante más de cuatro años.

Así, tras cuatro años de batallas legales, logró que la Federación Rusa le otorgara la patente 6017379 después de demostrar las nuevas propiedades energéticas de la melanina. Aunque su lucha legal le costó alrededor de 40 mil dólares, el estudioso reconoce su orgullo por registrar una patente mexicana de este tipo (aunque penosamente no en su país). Solís Herrera afirma que el mundo está ansioso por la generación y exploración de energías limpias, que finalmente, y si los grandes intereses deciden mantenerse con vida, ganarán la batalla ecológica.

9 de marzo de 2014 at 10:20 Deja un comentario

San Francisco prohíbe la venta de agua embotellada.

20140308-230056.jpg

El martes, 4 de marzo, la ciudad de San Francisco se convirtió en la primera ciudad en prohibir la venta de agua embotellada en propiedad pública, la decisión tomó nueve meses. Estiman que la medida afectará a vendedores en parques, camiones de comida, ferias locales y centros de convenciones. Se harán excepciones si no hay fuentes de agua en la cercanía.

Medidas similares ya se habían tomado en los parques nacionales de E.U.A y en algunas universidades. Se trata de reducir los desechos plásticos del país. “No fue sino hasta la década de los noventa que la industria del agua embotellada —que ahora vale $60 mil millones dólares— creció enormemente gracias la mercadotecnia en masa y campañas de distribución. Esta legislación es un manera mucho más activa de reducir el desperdicio de botellas de plástico.” Aquellos que violen la ley podrán pagar multas de hasta mil dólares. La ciudad busca producir “cero desperdicios” para el año 2020.

La iniciativa busca inspirar a otros a no utilizar botellas de plástico, y en vez en llevar botellas reusables consigo, una acción simple que todos deberíamos imitar.

8 de marzo de 2014 at 23:06 Deja un comentario


marzo 2014
L M X J V S D
« Feb   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31