Posts filed under ‘Biodiesel’

Oslo: la ciudad que compra basura para producir energía limpia

20130512-122636.jpg

La basura nos desborda. Bolsa a bolsa, los españoles producimos más de 28 millones de toneladas al año (un kilo y medio por persona y día) y las expectativas son que estas cifras seguirán aumentando. En las plantas de tratamiento de residuos se intenta reaprovechar la mayor parte de las basuras y reducir al mínimo la cantidad que va al vertedero o se quema en una incineradora. Pero sigue siendo demasiada y hemos comprobado como vertederos e incineradoras se están saturando.

La alternativa la encontramos en las tres “R”: reducir, reutilizar y reciclar. En España reciclamos poco y mal, apenas un 13%. Aunque, es cierto que hay localidades con buenos programas de recogida selectiva donde se recupera hasta el 80% de los residuos, todavía queda mucho por hacer. Mucha gente se ampara en el «para qué vamos a reciclar si ya lo hacen en las plantas de tratamiento de basuras».

Existe otra alternativa mucho más eficiente:

Mientras la mayoría de las ciudades del mundo enfrentan constantes problemas para deshacerse efectivamente de sus desechos, Noruega ve subexplotada su capacidad de reciclaje industrial a gran escala.

Oslo, capital de Noruega, a diferencia de la mayoría de las ciudades del mundo es una ciudad que no sólo produce basura sino que la importa. Barcos con basura proveniente de Inglaterra, Irlanda e incluso de sus vecinos suecos llegan con sus fétidas toneladas a laguna de las muchas plantas industriales que transforman los residuos de nuestra era de consumo desmedido en energía eléctrica y calorífica.

Se estima que más o menos la mitad de la ciudad y la mayoría de las escuelas utilizan calefacción proveniente de basura quemada: desechos caseros, desperdicios industriales e incluso materiales tóxicos provenientes de fábricas y hospitales (además de drogas decomisadas incluyendo alcoholes importados ilegalmente) terminan en uno de los muchos centros de combustión de basura.

Sin embargo, esta fuente alternativa de combustibles no-fósiles se halla en una paradójica disyuntiva: la ciudad de 1.4 millones de habitantes produce una cantidad mínima de basura, por lo que Oslo literalmente necesita importarla de otros países. En el Norte de Europa se producen unas 150 toneladas de basura al año, lo que según los expertos se quedaría muy corto para la capacidad noruega, que puede procesar más de 700 millones de toneladas.

Según Hege Rooth Olvergsveen, asesor del programa de recuperación de desechos de Oslo, la basura “es un mercado en crecimiento.” Aunque los suecos y los ingleses estén implementando programas similares (en Inglaterra vender la basura resulta rentable para reducir impuestos a los tiraderos), los noruegos siguen a la cabeza del mundo en la producción de combustibles: no sólo producen energía a partir de la basura, sino que se encuentran entre los 10 más grandes exportadores de hidrocarburos y gas, además de tener abundantes reservas de carbón y una red de más de 1000 plantas hidroeléctricas que producen energía limpia gracias a la vasta red acuífera de sus montañas. Pero según Pal Mikkelsen, director de una de las plantas de reciclaje más grandes del país, quemar la basura fue “una apuesta por la energía renovable, para disminuir el uso de combustibles fósiles.”

La posibilidad de utilizar estos desechos como energía va de la mano de un cambio en los hábitos de la población, algo sólo posible mediante la educación: los noruegos tienen un sistema de separación de basura completamente funcional. La basura doméstica se separa en bolsas verdes para desechos orgánicos, azules para plásticos y el vidrio en otra. Las bolsas de colores son ofrecidas gratuitamente por el gobierno.

Las bolsas son separadas automáticamente en las plantas por sensores computarizados, disponiendo de ellos en los incineradores adecuados. La planta donde trabaja Mikkelsen, además, compite a nivel arquitectónico con la recientemente inaugurada casa de la ópera en Oslo.

Pero por atractivo que pudiera parecer este método de reciclaje, podría no ser una solución medioambiental sustentable a largo plazo. Lars Haltbrekken, líder de uno de los grupos de ambientalistas noruegos más antiguos del país, afirma que importar basura es bueno, mientras la prioridad principal siga siendo reducir los desechos, no generar una demanda mayor de estos.

En la lista de tareas ambientales, según Haltbrekken, producir menos basura debería ser prioritario, mientras que generar energía alternativa a partir de la basura debería ser el último. “El problema es que nuestra última prioridad está en conflicto con la primera.”

Mientras los gobiernos del mundo comienzan a adoptar la apuesta por producir combustibles alternativos de manera sustentable, el curioso caso de Noruega permanece como un referente para cualquier estrategia de reciclaje a gran escala en el mundo.

12 de mayo de 2013 at 12:32 Deja un comentario

Lámpara de algas

20130320-025233.jpg
Hace algunos días descubrimos que con algas y el CO2 de la respiración es posible genera energía limpia. Este mismo principio, es el que llevó a Mike Thompson a la creación de una lámpara hecha con algas y el carbono de la respiración.

Esta lámpara puede ser dejada fuera durante el día para que haga su fotosíntesis, lo cual recarga su batería para ser utilizada luego. La lámpara se llama Latro, que significa “ladrón” en latín, y ello es porque se “roba” el CO2 de la respiración para generar energía verde.

Las algas son increíblemente fáciles de cultivar, pues sólo necesitan agua, dióxido de carbono y luz solar. Si respiras por la boquilla de la lámpara, exhalarás a las algas tu dióxido de carbono, mientras que por otra abertura se le puede agregar agua y es por donde saldrá el oxígeno.

Colocando la lámpara en el aire libre, las algas usan la luz solar para sintetizar su alimento del agua y el carbono. Luego, almacenan energía en una batería para su uso en horas nocturnas.

Esta lámpara requiere que los dueños la traten como una mascota: se deben ocupar de su alimentación y cuidados.

Lámpara algas

20 de marzo de 2013 at 02:54 Deja un comentario

Los Emiratos Árabes Unidos se convertirán en el lider mundial de biodiésel a partir de microalgas

20130319-231342.jpg

20130319-231405.jpg

Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) tienen el potencial de convertirse en un líder mundial en el mercado de biocombustibles de microalgas y esta posicionado para tener un fuerte impacto, indicaron expertos de la industria.

El Masdar Institute of Science and Technology anunció y presentó nuevos detalles sobre el crecimiento y el potencial de exportación de EAU en el mercado de los biocombustibles en base a microalgas a una delegación de la industria y expertos académicos.

Los especialistas en la industria de microalgas fueron delegados de la Algae World Middle East and North Africa (Mena) 2013 que tuvo como objetivo el analizar y evaluar el futuro para la economía impulsada por la microalgas y buscar solución a los diversos desafíos en las tecnologías y modelos de negocios en la región.

“Las microalgas, disponibles en el desierto de EAU, son únicas debido a que sólo se encuentran en EAU y puede soportar cambios amplios de temperatura. También pueden vivir bajos rangos altos de salinidad, uno de los más altos en la actualidad para cualquier especie y pueden ser usados durante todo el año, ofreciendo una amplia estación de cosecha” dijo el Dr. Hector Hernandez, profesor asistente en el programa de ingeniería químicas en el Masdar Institute.

“Las microalgas de EAU y de los desiertos son una área muy novedosa de investigación y estamos trabajando con socios de la industria para identificar sus límites superiores para el crecimiento de las microalgas en EAU” dijo Hernandez.

El costo de producir energía, en la actualidad, se proyecta entre US$ 8 1 20/galon de biocombustible producido en base a microalgas; sin embargo, la últimas tecnologías y los esquemas de co-producción, junto con nuevos proyectos de producción están haciendo que le costo global de la producción de biocombustibles en base a microalgas sea un negocio rentable.

Los esquemas de producción rentables se esperá que se alcancen en los próximos tres a cuatro años.

Los biocombustibles como un negocio comercial están en la fase de implementación y crecimiento. En EEUU, el tamaño de la inversión del capital en tecnologías limpias, de las cuales los biocombustibles son un componente importante fue de más de US$6 billones o alrededor del 23% de todo el capital invertido durante los años 2001-2012.

Se proyecta que el mercado mundial para biocombustibles alcanzará los US$139 millones para el 2021, según un informe reciente de Clean Edge Inc.

19 de marzo de 2013 at 22:55 Deja un comentario

Carbonización hidrotermal para transformar la biomasa – Ingelia

20130319-224427.jpg

Una firma valenciana desarrolla en Náquera una planta de biomasa pionera por la ausencia de CO2 y otros residuos contaminantes.

Ingelia ha logrado optimizar al máximo el desarrollo tecnologico de la Carbonización Hidrotermal (HTC) de biomasa. Dedicada a las energías renovables, su objetivo es llevar a cabo tecnologías eficientes y rentables gracias al aprovechamiento energético de materia orgánica. El principal factor diferenciador del trabajo de esta compañía es anticipación en el sector. «Nuestro proyecto es el primer desarrollo industrial con esta tecnologia. No hay otra industria en España o en el extranjero que su nivel de desarrollo esté tan avanzado», afirma la consejera delegada de la empresa, Marisa Hernández.
En el verano de 2010, Ingelia puso en marcha su planta para la obtención de biocombustible a partir de productos orgánicos como los restos de jardinería. «Somos pioneros. Nuestra planta situada en Náquera es una de las primeras puesta en marcha en todo el mundo», explica Marisa Hernández. Un modo de contribuir al medio ambiente gracias a la reutilización de restos vegetales procedentes de podas, jardinería, agricultura y la limpieza municipal del municipio en la que está ubicada la planta HTC.
El uso del biocarbono amplía en gran medida las posibilidades de producir energía porque utiliza cualquier materia prima. «Es un desarrollo muy interesante, cuanto mas trabajas en él, más te gusta. Estoy convencida de que es el futuro», asegura la consejera delegada de Ingelia.

Las posibilidades del biocombustible
Tiene grandes ventajas en comparación con el carbón tradicional. En primer lugar, el carbón biológico tiene un bajo contenido de azufre y cloro —compuestos corrosivos y contaminantes— gracias al tratamiento hidrotermal. Asimismo, es un elemento hidrófono, pues disminuye los costes logísticos porque no absorve la humedad. Tal como dice la consejera delegada, «el biocombustible disminuye la dependencia energética del exterior». Esto se debe a que «las tecnologías de hoy no pueden garantidurante veinte años la cantidad de materia prima necesaria, pues depende n de los cultivos o las subidas de precio». En cambio, con la tecnología HTC, el producto final siempre será el mismo independiente del tipo de materia orgánica de entrada.
El sector del tratamiento de biomasa es «un mercado en auge, en España y Europa se esta apostando mucho por el medio ambiente». Los proyectos que usan biocombustible tienen una tasa nula de dióxido de carbono —llamado, también, ciclo neutro de CO2—. Además, los precios «son más competitivos que los fósiles» y los sistemas industriales están totalmente automatizados, por lo que el proceso es igual de cómodo que el del carbón tradicional.
Ingelia colaboró durante dos años con Max Planck, una red de institutos de investigación científica en Alemania. A partir de los resultados de la investigación química, trasladaron el diseño industrial a la práctica. Actualmente, la empresa obtuvo dos patentes en España por el diseño de la planta HTC y ahora «se está tramitando el patentado internacional».
Hoy en día, trabajan en varios proyectos nacionales e internacionales, entre ellos Reino Unido, Dinamarca, Francia y Holanda. La finalidad es dar a conocer e incentivar la tecnología de carbonización hidrotermal como solución para el aprovechamiento energético de la biomasa.

Leer más: ingelia

19 de marzo de 2013 at 22:36 Deja un comentario

Diésel a partir de plástico.

Las bolsas y envases de plástico en breve estarán en el depósito de nuestro vehículo como diésel gasolina o queroseno.

20130319-114627.jpg

El material que generalmente llamamos plástico es una sustancia sintética, un polímero fabricado a base de derivados del petróleo. Los polímeros no siempre son sintéticos, existe la seda, la celulosa, la goma, e incluso proteínas esenciales para la vida que también son polímeros. Se trata de macromoléculas, es decir moléculas compuestas de otra gran cantidad de estructura moleculares menores que son todas iguales, lo que le termina dando una cierta elasticidad al compuesto que forman. Por eso suelen ser tan apreciados, y es la razón por la cual se producen de forma sintética en grandes cantidades.

Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos ( EPA ), nada más que allí en el país del norte se desechan unas 48 mil millones de toneladas de plásticos al año, de las cuales apenas el siete por ciento se recicla. Gran cantidad de esas toneladas pueden y deberían ser recicladas, pero otra cantidad importante no, ya sea por el tipo de plástico que es, o porque invariablemente están contaminadas como para ir al reciclaje. Esa fracción, podría convertirse en combustible perfectamente apto para funcionar en cualquier motor a combustión.

La técnica se llama pirolisis, y ya está siendo utilizada por varias empresas en diversas partes del mundo para producir petróleo crudo sintético o incluso diesel listo para usarse. Una de esas empresas, Cynar , ubicada a las afueras de Dublín, Irlanda, dice que podría convertir cada tonelada de plásticos de desperdicios en 660litros de diesel, 190 litros de gasolina y 95 de kerosene. La técnica consiste en conseguir el plástico no reciclable antes de que sea desechado en los basurales, construyen fardos gigantes luego los trituran en miles de trozos diminutos, para arrojarlos finalmente a una enorme caldera, alimentada con nitrógeno en vez de oxígeno, y se la calienta en vacío.

A través de este proceso, el plástico es transformado en gas, luego condensado en líquido, que es filtrado y limpiado de contaminantes, incluyendo tintas y ácidos. Así el plástico sólido, vuelve a descomponerse en sus átomos de carbono para formar esta vez hidrocarburos, petróleo, de los cuales había partido en un principio.

Cynar construyo 10 de esas plantas en Gran Bretaña, Canadá y en Estados Unidos para finales de 2012. En Portland, Estados Unidos, hay otra firma, Agilyx , que tiene funcionando una planta de demostración que transforma plástico de desechos en petróleo crudo, que luego venden a una refinería de Seattle. Hasta la fecha han producido 170 toneladas de petróleo que no requirió ser extraído del suelo o importado.

Como esas hay más de 20 empresas en todo el mundo intentando lo mismo. Lo difícil es escalar el sistema para lidiar con millones de toneladas de desechos plásticos. Por ahora, con los costos altos dado el bajo volumen, el petróleo crudo hecho a base de plástico de desecho cuesta 20 centavos de dólar el litro, mientras que el diesel listo para usarse hecho con el mismo método cuesta 33 centavos el litro. Son montos muy competitivos.

Si bien tenemos todavía petróleo para unos 50 años (como mínimo), su combustión está elevando la concentración de CO2 en la atmosfera año a año tal como se puede ver en el gráfico del observatorio en Mauna Loa . Tenemos que ingresar paulatinamente a una economíacero carbono. Igualmente, aplicar estos sistemas de reutilización de plásticos son beneficiosos dadas las emisiones propias del proceso de extracción y refinamiento del petróleo. Queda por calcularse la huella de carbono asociada a este proceso transformativo pero intuitivamente parece dificil que sea mayor a colocar una plataforma en el medio del mar o realizar pozos de 1500m de profundidad y operar bombas las 24hs del día.

19 de marzo de 2013 at 11:36 Deja un comentario

Plantas autóctonas de Rioja para producir biodiésel.

Se trata de dos especies de plantas nativas de La Rioja que fueron consideradas «sumamente promisorias» para adaptarse a la condición de cultivo y ser utilizadas para la producción de biocombustible a un nivel industrial

Así se desprende de los resultados del trabajo encargado por la Secretaría de Agricultura provincial y financiado por el Consejo Federal de Inversiones, para la búsqueda de una planta productora de aceite para biocombustibles.

Se trata de las especies Jatropha Macrocarpa y la Malaccensis, presentadas como «sumamente promisorias» y sobre las que hay expectativas de que en la continuidad de la investigación se puedan producir en La Rioja, destacó Marcela Huergo, a cargo del equipo de trabajo.

La técnica afirmó que se detectaron «poblaciones nativas de Jatropha autóctonas, fundamentalmente la Macrocarpa y Malaccensis», que son «sumamente promisorias» para adaptarse a las condiciones de cultivo en el clima riojano.

La relevancia del proyecto consiste en llevar la producción a un nivel industrial como una planta productora de aceite para biocombustibles, explicó Huergo en nombre del equipo.

«Lo que estamos desarrollando es la adaptación a una condición de cultivo y no que crezca de forma espontánea, porque en estas condiciones produce a niveles muy inferiores a los comerciales, niveles poco significativos porque la planta vive de lo que recibe de las lluvias» explicó.

Respecto al trabajo agregó que «en una serie de pruebas que se realizaron se obtuvo muy buena respuesta con las Jatrophas Macrocarpa de los cultivos en Bañado de los Pantanos, donde los puntos de floración se han multiplicado muy significativamente».

20130218-233422.jpg

18 de febrero de 2013 at 23:36 Deja un comentario

Nuevo material que convierte CO2 en hidrocarburos

20130215-234358.jpg

Producir energía barata y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera son dos de los objetivos de muchas investigaciones que pretenden así evitar el deterioro del planeta Tierra. Desde ahora esa quimera está un poco más cerca porque investigadores de la UGR han desarrollado un nuevo material, a base de carbón dopado, que permite producir energía a bajo coste y reducir las emisiones. Se trata de un gel, que se acaba de patentar, y que permite convertir el CO2 de nuevo en hidrocarburos, mediante una transformación electro-catalítica, ahorrando una gran cantidad de tiempo y dinero.

En la actualidad, las centrales de energías renovables (eólica, solar o mareomotriz) producen picos de energía que se desperdicia, porque no coinciden con las necesidades energéticas. Almacenar esta energía en baterías para aprovecharla posteriormente sería un proceso muy costoso, que requiere grandes cantidades de metales puros muy caros, como el níquel o el cobre, por lo que apenas se realiza.

El gel de carbón dopado desarrollado en la UGR actúa como un electrocatalizador altamente disperso (está formado en un 90% de carbón y una baja cantidad de metales pesados) y efectivo, por lo que permite transformar el CO2 en hidrocarburos a bajo coste. Este nuevo material, desarrollado íntegramente en la institución granadina tras más de 10 años de investigación sobre geles de carbón, ha sido patentado por la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI).

Como explica el investigador principal del proyecto, Agustín F. Perez-Cadenas, el gel de carbón dopado «no es una solución mágica para evitar las emisiones de CO2 a la atmósfera y acabar con la contaminación causada por el efecto invernadero, pero permite reducirlas considerablemente y disminuir también los costes energéticos». De momento, este sistema se encuentra en una fase de laboratorio, y no se ha aplicado aún en plantas energéticas reales, si bien las pruebas realizadas en la UGR han dado lugar a resultados «altamente prometedores».

El equipo investigador que está trabajando en esta investigación está formado por los profesores Agustín F. Pérez Cadenas, Carlos Moreno Castilla, Francisco Carrasco Marín, Francisco J. Maldonado Hodar y Sergio Morales Torres, además de María Pérez Cadenas (UNED).

15 de febrero de 2013 at 23:51 Deja un comentario

Biodiesel de caña de azúcar

Al Costa, director general de Alkol, consultora española especializada en etanol y caña de azúcar, defiende el cultivo de esta planta en España por su capacidad para generar variados productos. Destaca especialmente los relacionados con la energía (etanol y electricidad) y añade la última aportación en este campo: biodiésel. En Brasil ya funcionan cientos de autobuses con biodiésel a partir de caña de azúcar, obtenido gracias a la modificación genética de la levadura de la cerveza. Además, una misma planta puede producir etanol y biodiésel.

Un mantra común entre los defensores de la caña de azúcar como fuente de biocombustibles es su capacidad para generar un sinfín de productos. De hecho, mientras que en España se cultiva únicamente para producir azúcar y etanol, países líderes en su producción, como Brasil o India, obtienen también electricidad (con la combustión del bagazo), vinaza y compuestos químicos como furfural y amoníaco, entre otros. En cuanto a transportes sostenibles, el único biocombustible que se generaba en cualquier lugar del mundo era el etanol. Y es un problema en España, donde hasta el 75 por ciento de los coches en circulación se mueven con diésel.

20130209-200840.jpg

20130209-200958.jpg

Leer más: cańa y biodiesel

9 de febrero de 2013 at 20:12 Deja un comentario

Aguas residuales y microalgas para calentar edificios

Paste a Video URL

Ingenieros Franceses investigan en la utilización de microlagas para calentar edificios,

4 de febrero de 2013 at 01:39 Deja un comentario

Biodiesel a partir de azucares del Sauce

Imagen

Algunas especies de sauce, cultivadas tradicionalmente para tejer muebles o crear objetos de cestería, se consideran ahora una fuente importante de energía respetuosa con el medio ambiente. Se ha descubierto recientemente que los sauces cultivados para obtener este tipo de energía son capaces de producir hasta cinco veces más biocombustible si se cultivan en diagonal que aquellos que crecen de forma natural, es decir, hacia arriba.

 Hasta ahora no existía una explicación que justificase por qué algunos sauces producían más energía que otros. Investigadores británicos descubrieron la razón mediante la observación de ejemplares silvestres y en plantaciones del Reino Unido: un rasgo genético que se activa en algunos ejemplares cuando se encuentran en ángulo, como es el caso de los árboles que crecen azotados por un viento lateral fuerte y constante.

En estos casos se produce un exceso de moléculas estructurales de azúcar en las ramas del sauce que tratan de enderezar la planta. Estos azúcares de alta energía se fermentan para obtener biocombustibles tras la cosecha de estas plantas. El proceso de cosecha utilizado en la actualidad aún debe mejorarse para que pueda competir con la producción de combustibles fósiles.

Leer Más: Biodiesel del Sauce

3 de febrero de 2013 at 20:47 Deja un comentario

Nuevos biocombustibles a partir de desechos ayudan a combatir el hambre

biocombustibles a partir de desechos

Actualmente la mayoría de los biocombustibles se generan a partir de cultivos, principalmente maíz, destinando cultivos que podrían ser usados para alimentar a la población. Sin embargo, los nuevos biocombustibles prometen ser una solución a este problema ya que la generación de biocombustibles estaría dada a partir desechos.

Actualmente el mundo enfrenta el aumento de los precios en los alimentos básicos, afectando seriamente la salud de la población mundial y destinando a que los países pobres deban enfrentar el hambre.

Este aumento se debe principalmente a factores climáticos que hecharon a perder los cultivos en los países productores, y es por eso que desde junio del 2012 se han registrado un aumentado de un 50% en los mismos.

Pero, autoridades de una de las productora más grande de alimentos del mundo, Nestlé, es sumamente crítico con el aumento del uso de los cultivos para la producción de biocombustibles, ya que estos cultivos deberían estar disponibles para el consumo humano y animal.

A su vez, Lars Hansen, de Novozymes en Dinamarca, una empresa que produce enzimas para descomponer los cultivos utilizados parabiocombustibles, sostiene que actualmente hay grandes cantidades de biomasa que están siendo usadas, por lo que “el camino a seguir debe ser convertir los residuos de la cosecha en azúcares, que luego puedan ser utilizados para combustibles”.

Con el 20% de los residuos agrícolas y forestales disponibles en Europa, sería posible cubrir la mitad de la demanda de gasolina de ese continente. Por eso, el uso de residuos, o sea la parte que no se usa para consumo tales como las hojas, los tallos y las virutas de madera, podrían ser aprovechada para la producción de biocombustibles.

Leer Más: Nuevos biocombustibles a partir de desechos.

3 de febrero de 2013 at 16:32 Deja un comentario

Microalgas para calentar edificios

Ingenieros Franceses pretenden calentar edificios con microalgas, empleando aguas reutilizadas.

26 de enero de 2013 at 12:20 Deja un comentario

Entradas anteriores


octubre 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31